lunes, 14 de diciembre de 2015

La Prensa Peruana y su ceguera total.








Por Zalango

No hay peor ciego que aquel que no quiera ver… (Refrán popular)

Un jueves 9 de Febrero del 2012, me levanté muy temprano, había escuchado que un grupo de cajamarquinos había venido desde su lejana tierra para contarles a los limeños sobre la desgracia que les acaecía. La prensa había estado informando marginalmente sobre el peregrinaje por las capitales de los departamentos.

Había escuchado que entrarían por la Av. Panamericana norte por el km. 22. Pensé que sería una buena oportunidad para documentar fotográficamente este evento social tan ajeno a las realidades de los habitantes limeños.

Cuando buscaba al grupo supuse que las camionetas de los medios estarían casi bloqueando la Av. Panamericana, que las cámaras de los premiados noticieros de la televisión peruana estarían pululando preparándose para un día de fiesta periodística. El colorido de las banderolas, el sonido de las marchas y conglomeración de campesinos en sus atuendos típicos, todo hacía que cualquier periodista de la CNN, AP, EFE, NBC, FOX se le haga agua la boca por una oportunidad de grabar para la historia un evento de esta naturaleza. “La Marcha por el Agua … que loable suena. Una sociedad defendiendo hasta con sangre su acceso al agua. Un llamado ecológico tan en boga ahora en un mundo de corrección política (political correctness). Grande fue mi sorpresa cuando no encontré a ningún medio local. Algunos pocos corresponsables extranjeros, medios de internet y medios provincianos, en el buen sentido de la palabra.

Grande fue mi sorpresa cuando al ver un pelotón de la guardia de asalto me detuve para preguntarles por donde era que llegarían y señalándome hacia una pista secundaria me dijeron que allí estaban. Una escena cotidiana de algunas pocas personas en un día común. No veía la parafernalia que esperaba encontrar en una marcha organizada.

Con un poco de aprensión debido al grado de inseguridad en que se vive en la capital, había llegado al lugar donde habían pernoctado. Los encontré tomando desayuno. Parecían que no eran más de un centenar, que habían venido en lo que pudieron encontrar, buses, camiones, motos, colectivos, taxis, microbuses estacionados a la vera del camino.

Al poco rato se empezó a escuchar algunos acordes de músicos ambulantes que hacían oír redobles de tambor y pitos, pronto se dio la orden del inicio de la partida hasta el lugar de la pre-concentración que sería la plaza 2 de Mayo. Camiones de la guardia de asalto abrían la caravana acompañado de algunas motocicletas patrulleras. Al final de la caravana la cerraban más camiones de la Unidad de Servicios Especiales Anti Motines, parecían armados con escudos y lanza gases. Preparados para lo que pudiese ocurrir.

La caravana transcurrió normalmente con la excepción de que el tráfico era pesado y los vehículos particulares y comerciales locales se apresuraban a sobrepasar a la caravana. Como no había banderolas nada indicaba a los peatones quienes eran los que venían en la caravana.

Al llegar a la Plaza 2 de Mayo, todos se agruparon en el círculo central y empezaron a desplegar sus banderolas, aquel centenar de peregrinos iba aumentando paulatinamente con gente local, colectivos sociales que habían sintonizado con la idea de una  manifestación celebrando la necesidad del acceso al agua. En Lima también se sufre por el acceso al agua. Sobre todo en los distritos periféricos.

Cerca de las 4pm del viernes 10 de Febrero se inició la marcha por La Colmena hacia la Plaza San Martin, después hacia La Plaza Grau para enrumbar hacia el Congreso donde dejarían un petitorio para después regresar a la Plaza San Martin.

Las unidades móviles de los principales canales de Televisión brillaban por su ausencia, solo alcance a ver la de TV Perú la emisora del estado. Me aposté en La Colmena para ver el paso de los manifestantes. Era como ver un desfile militar. Batallones de Colectivos fácilmente identificables por sus banderolas se habían sumado a esta marcha, cada uno quizás tratando de reivindicar sus principios o necesidades. Todos aglutinados por el concepto universal del Agua.

Era tan numeroso que de verdad parecía un rio humano que fluía por la Avenida Nicolás de Piérola que me tomo más de 2 horas ver el paso de todos en medio de los aplausos de los espectadores civiles ajenos a la marcha. Solo faltaba el confeti que acostumbran tirar en Paris o en Nueva York.

No pude acompañarlos todo el camino pero los espere en la Plaza San Martin, donde poco a poco la llenaron, fue tanta la gente que se trepaban hasta en el monumento a San Martin.

Como a las 7 empezó el evento, con la exposición de numerosos colectivos desde el estrado en el lado sur de la plaza.

Esa noche mire todos los noticieros de tv de señal abierta  y ninguno pasó nada sobre aquella marcha de más de 70 mil personas. Era evidente que querían tapar al sol con un dedo meñique. Jaime de Althaus  tuvo la osadía de comentar que solo eran unos pocos manifestantes. Que ilusión, solo enseñaron a la gente que ninguno representaba a una prensa genuina. Sino a intereses económicos casi todos de transnacionales o de una élite local.

Déjà Vu 

Han pasado 3 años para que vuelva a suceder.



Este 12 de Diciembre 2015, un empresario y comunicador llamado Ricardo Belmont lanzó su candidatura presidencial en el Distrito de Los Olivos. Ex Alcalde de Lima durante la dictadura de Alberto Fujimori y fundador de la Teletón, evento benéfico que recolectaba fondos para el Hogar Clínica San Juan de Dios, es considerado por muchos como un outsider y una seria amenaza para los candidatos-profesionales tradicionales (léase corruptos según la percepción popular)

Decidí asistir para ver y oír cuál era su propuesta. Al llegar muy temprano vi el escenario vacío y frente a él la tarima para los medios de prensa. Solo había 2 cámaras del Canal RBC.

Supuse que más tarde llegaría la prensa. Sí aquella prensa que ha jurado fidelidad a la verdad, que han estudiado periodismo por más de cinco años y que recibieron títulos a nombre de la nación para el desempeño de la defensa de la verdad sobre todo. Que Ilusión.

No veo, no oigo, no hablo

NADA. Ni canales de televisión, ni prensa escrita, ni radio emisoras era como un calco de lo que habían hecho con la Marcha del Agua un Boicot Mediático al estilo 1984

Las únicas fotos y videos de los nuevos Smartphones serían los mudos testigos de este evento que terminarían en el internet para que los ciudadanos lo compartan en las redes sociales.




La nueva generación, “y” o milenio ya tienen claro que los medios de prensa solo velan por los intereses económicos de las élites. Que para buscar la verdad hay que ir al internet.

La única diferencia era que Ricardo Belmont tenía la prensa de su canal RBC y que grabaría el evento en calidad HD para la posteridad.




Cada día se hace más evidente que la Televisión Comercial peruana solo informa sobre la farándula para el consumo humano con fines de tugurizar el psique colectivo.

Los jefes de prensa no recapacitan que cuando dejan que sus talentos (estrellas de sus noticieros) anuncian lo que pasa en Al fondo hay sitio, o de lo que dijo o hizo Andy V matan permanentemente al talento y al noticiero. Imagen que les había costado millones de dólares en establecer en una audiencia.

En  la historia todo es temporal, cosas, vidas, instituciones que pasan primero al desuso y después a la extinción. Es claro para mí que los medios tradicionales, verticales de arriba hacia abajo donde unos pocos hablaban y los muchos escuchaban, ha terminado.
Ahora es reemplazada por una Prensa horizontal, donde todos hablan y escuchan a la vez. Gracias a Dios por el desktop publishing, non-linear editing, los motores de búsqueda y los filtros.



Muy pronto los periodistas-talentos engrosarán las filas de los desempleados. Ya existen los talentos virtuales. (Talking heads). Pronto serán reemplazados por gente de IT.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada